PULSO fue diseñado originalmente para explorar algunas relaciones cuantitativas entre las características ecológicas de áreas anegables (Ej. distribución y abundancia de poblaciones) y las diferencias en las fases de inundación y de suelo seco en cada zona del paisaje. Diferencias en la posición topográfica en distintos puntos de una planicie, determinará diferente frecuencia, intensidad y duración de las fases de inundación y de sequía. La oferta de hábitat para micro y macro organismos también será distinta y puede ser calificada y cuantificada.

PULSO, software desarrollado por Neiff & Neiff en una plataforma de Visual Basic 6, para estudiar fenómenos que se repiten según una función sinusoidal a lo largo del tiempo. Se establece en la serie un valor de intensidad (valor de referencia) el cual define la presencia de determinado elemento del sistema, o la ocurrencia de algún proceso en el sistema. Así, los valores que se encuentran por encima de esta línea virtual son tomados como positivos (1) e indican que tal elemento (planta, animal) estaría presente, o que aquel proceso se cumple (germinación, riesgo de fuego). Por debajo del nivel de referencia, los valores son tomados por el modelo como negativos y señalan la ausencia potencial del elemento o proceso investigado.

A partir de datos hidrométricos o de caudal, diarios, semanales o anuales, tomados anteriormente en una ciudad próxima a la planicie inundable estudiada, es posible conocer el número de pulsos, el numero de fases de inundación y de sequía, la estación del año en que ocurren, la duración y magnitud que alcanzaron, y la regularidad del régimen. El programa permite trabajar con series largas de tiempo o con sólo algunos meses, obtener la forma de las curvas, su amplitud y simetría, valores medios, mediana, desviaciónde las medias y realizar gráficos unitarios o representar varias series en cascada, que pueden ser visualizados e impresos. El programa permite importar archivos en Excel (2000 ó anteriores) y.... Access?

PULSO, es una herramienta útil para estudiar las causas de la distribución y abundancia de los organismos en ríos y humedales, para analizar los efectos de inundaciones catastróficas y para comprender la estructura actual del paisaje en sistemas muy fluctuantes.

 

El Régimen de pulsos

El funcionamiento y estructura de los ríos con planicie de inundación están condicionados por “pulsos de energía y materia” o “pulsos hidrosedimentológicos” (Neiff, 1990)

Las crecientes y las bajantes conforman dos fases complementarias del pulso, que tienen mucha influencia en la estabilidad de los ecosistemas del río (Neiff, 1990; 1996; 1999). La frecuencia, la intensidad y la duración de ambas fases dependen de la posición topográfica de las islas del río, por lo que, en cada punto de la planicie inundable los efectos de una misma creciente son distintos (Neiff, 1996).

La dinámica de pulsos está caracterizada por atributos hidrológicos, definidos en la función f FITRAS, acrónimo de: los atributos de Frecuencia, Intensidad, Tensión, Regularidad, Amplitud, Estacionalidad) 

Esos atributos presentan dos dimensiones (schnack, et al. 1995):

    *
    * Espaciales: que determinan los efectos del pulso en la planicie: amplitud, intensidad y tensión.
Temporales: que se relacionan con el comportamiento histórico de los atributos espaciales: frecuencia, recurrencia y estacionalidad.

El régimen pulsátil está constituido por el patrón de variabilidad de esas fases en un determinado tiempo y espacio, conformando un modelo sinusoidal que resulta de introducir en la curva hidrométrica un nivel de referencia o nivel de desborde.

El valor de desborde es aquel registrado en la escala hidrométrica en el cual el agua desborda sobre determinado punto de la planicie. Las ondulaciones que se hallan por encima de ese valor, son positivas y definen el período de inundación o potamofase, durante el cual ocurren flujos horizontales de agua, sedimentos, organismos e información desde el curso del río hasta la planicie de inundación y viceversa.

Los valores ubicados por debajo del nivel de desborde, son considerados negativos, constituyen el período seco o limnofase y se corresponden con la situación de aislamiento de la planicie, durante la cual hay poco flujo de información entre ésta y el curso del río (Basterra, 1999).

Estas fases varían en sus características de acuerdo al gradiente topográfico y a la posición relativa respecto del/os canal/es de escurrimiento (Neiff, 1990).

Los organismos que están condicionados preponderantemente por la fase de inundación o por la fase de sequía, son denominados estrategas de fase, mientras que los que se adecúan a una gama amplia de condiciones del régimen pulsátil, son conocidos como euritípicos (plásticos).

El patrón del pulso demuestra una tendencia cíclica, con la intervención de variables endógenas y exógenas (Neiff, 1997). Para describir este patrón, se utiliza la función sinusoidal general (Schnack et al. en 1995):



Donde:

y= energía mecánica que atraviesa el sistema. Es medida a través de los niveles hidrométricos, caudales y variables asociadas (ej: concentración de sólidos suspendidos o de sólidos disueltos).

x= tiempo.

a, b= coeficientes propios de cada macrosistema fluvial, o ecorregión, que determina la intensidad (a) y amplitud (b).

n= exponente específico de cada macrosistema que determina la regularidad.

El análisis de los pulsos fluviales se realiza para cada sector de la planicie fluvial, en tanto su posición topográfica determine tiempos distintos de potamofase/limnofase. El cálculo de la función f fitras para los sitios en que crece cada planta, permite conocer cuantitativamente la influencia de los fenómenos hidrológicos en esos sitios.